Más de siete millones de niños menores de cinco años siguen desnutridos y necesitan ayuda nutricional urgente, y más de 1,9 millones de niños y niñas* se encuentran en riesgo de morir por desnutrición severa.

A medida que sale la región una de las peores sequías de los últimos 40 añoslas comunidades vulnerables han perdido ganado, cultivos y medios de vida enteros en los últimos tres años de lluvias fallidas.

“La crisis en el Cuerno ha sido devastadora para los niños”, dijo Mohamed Fall, director regional de UNICEF para África oriental y meridional.

“Durante los últimos tres años, las comunidades se han visto obligadas a tomar medidas extremas para sobrevivir, con millones de niños y familias que abandonan sus hogares por pura desesperación en busca de comida y agua. Esta crisis ha privado a los niños de lo esencial de la infancia: tener suficiente para comer, un hogar, agua potable e ir a la escuela”.

Consecuencias mortales

Aunque las lluvias aplazaron lo peor, también provocaron inundaciones, ya que el suelo extremadamente sediento es incapaz de absorber grandes cantidades de agua, provocando más desplazamientos, aumento del riesgo de enfermedades, pérdida de ganado y daños a los cultivos.

En Somalia, las lluvias han provocado inundaciones que han dañado casas, suelos de cultivo y carreteras, además de llevar el ganado y han provocado el cierre de escuelas y centros sanitarios.

Las estimaciones iniciales indican que las inundaciones repentinas y fluviales en todo el país han afectado al menos a 460.470 personas, de las cuales cerca de 219.000 han sido desplazados de sus casas principalmente en zonas propensas a inundaciones, y 22 muertes.

Las inundaciones también han causado destrucciones y desplazamientos generalizados en diversas regiones de Etiopía.

Las inundaciones han profundizado en la vulnerabilidad de las poblaciones ya muy afectadas por la sequía, ya que las zonas más afectadas por las inundaciones y la sequía se superponen.

El las inundaciones también han empeorado los riesgos para la saludincluido el cólera, con el brote actual entre los más largos jamás registrados en Etiopía.

“Las lluvias han aportado algo de alivio y esperanza, pero también nuevas amenazas, y la recuperación no se produce de un día para otro”, dijo el sr. Fallo. “Es necesario tiempo para que los cultivos y los rebaños vuelvan a crecer, para que las familias se recuperen de años de dificultades. Es por eso que el apoyo continuado es aún fundamental”.

Efecto dominó

En toda la región, 23 millones de personas se enfrentan a niveles altos de inseguridad alimentaria aguda en Etiopía, Kenia y Somalia. El número de niños gravemente desnutridos que buscan tratamiento durante el primer trimestre de este año sigue siendo muy superior al del año pasado y probablemente se mantendrá alto durante bastante tiempo.

Además de las necesidades nutricionales, el clima extremo, la inseguridad y la escasez también han tenido consecuencias devastadoras para mujeres y niños. empeorar el riesgo de violencia de género (VBG), explotación y abuso sexuales.

Un camino hacia la recuperación

Existen brotes importantes como el cólera, el sarampión, la malaria y otras enfermedades en la región, empeorados por las condiciones meteorológicas extremas y los sistemas de salud frágiles. Los precios de los alimentos siguen siendo altos en los mercados locales, cargando a niños y familias. El La crisis climática agrava la gravedad de la situaciónempeorando el desplazamiento masivo, la desnutrición y la enfermedad.

El sr. Fall subrayó la necesidad de mayor financiación. Gracias al apoyo de los donantes, UNICEF pudo ofrecer servicios para la prevención de la desnutrición a más de 30 millones de niños y madres en 2022.

“Este año, una financiación más flexible no sólo ayudará a los niños a recuperarse de una crisis de esta magnitud, sino que también servirá para desarrollar sistemas más resilientes y sostenibles para los niños de la región, que puedan soportar los impactos climáticos futuros y otros choques”, dijo.

“Con los ciclos meteorológicos extremos que vemos hoy en el Cuerno de África, la próxima crisis puede llegar antes de que niños y familias hayan tenido la oportunidad de recuperarse,” añadió.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *